Imprimir esta página

Inglaterra vence a Dinamarca con un 'regalito' del árbitro

  • Los británicos clasificaron a la final tras un penal polémico a Sterling

Miércoles, 07 Julio 2021 15:11

P
ara muchos, y diría que la mayoría, la fabulosa Eurocopa 2020 que se estaba disputando acaba de ser manchada después de esta tarde. Incompresible el penal inventado que cobraron a favor de los locales en el tiempo extra, que amarga un triunfo que se rechaza fuera de Inglaterra.



Dinamarca jugó con el corazón y fue mejor en el inicio plantando condiciones en el mediocampo. Los nórdicos estaban ejecutando bien un plan para poder contrarrestar el poder inglés. Premio fue el golazo de Damsgaard de tiro libre que silenció a Wembley.


nombre de foto

Esa media hora de Dinamarca fue lo mejor de su partido y después como era lógico trató de defender el resultado con mucho oficio. Inglaterra empezó a ser más peligrosos e hizo méritos en una gran jugada entre Kane y Saka que terminó en gol en contra de Kjaer.


El partido se volvió electrizante y mientras a los talentos de Dinamarca le sobraba 'gasolina', daba la sensación de que todo podía pasar. Pero el fondo de armario que tienen los 'three lions' es superior y en los cambios los daneses fueron perdiendo jerarquía. Schmeichel hizo una genial atajada para mantener la ilusión.


Inglaterra quería ganarlo sea como sea y no ir a la prórroga y si le tocaba, evitar los penales. Se levantó una ligera sospecha cuando el árbitro neerlandés Danny Makkelie añadió 6 minutos adicionales cuando no hubo muchas interrupciones.


En el extra tiempo, Inglaterra ya solo atacaba de la mano de un Sterling que resaltaba sobre el resto con su chispa y cambio de velocidad. Estaba claro que Dinamarca quería los penales, y los locales empezaban a ponerse nerviosos con el paso de los minutos.



Pero llegó el momento clave del partido y el más vergonzoso de la Eurocopa. Sterling entró hasta el área y se tiró un piscinazo que el árbitro compró, pero lo más lamentable fue que el VAR no ratificó al juez y en la repetición el mundo vio con sus ojos el tremendo regalo de Makkelie a una selección que no necesitaba de estos favores. Kane pateó y falló pero en el rebote mandó el balón adentro.


El público en Wembley celebraba con euforia un gol el mundo del fútbol en general causó rechazo. El público se sentía en la final, pero la desazón de que se manchó el torneo con un penal inventado descafeinó la derrota inglesa. La UEFA ya tiene su final soñada, Inglaterra - Italia en Wembley con estadio lleno, los dos mejores equipos del torneo sí pero con la injusticia arbitral como intermediaria.



Valora este artículo
(0 votos)
Escrito por
Esteban Echanique

Twitter

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.