Macará saca en el Capwell medio pasaje a las semis

  • El árbitraje fue protagonista de la victoria del equipo ambateño

Domingo, 24 Noviembre 2019 18:48

P
arece ahora que hablar de fútbol ecuatoriano es hablar de arbitraje. Hoy nuevamente los colegiados volvieron a ser protagonistas del partido con decisiones y omisiones que condicionaron el resultado del encuentro.



Esto no quiere decir que Macará no mereció ganar el partido. Los dirigidos por Paúl Vélez fueron superiores en el juego y metieron en su terreno a los 'eléctricos' que nunca encontraron la forma de ser dueños del cotejo.


El encuentro comenzó favorable para los locales que encontraron en el 16' por medio de Wilmer Godoy. El volante cerró con una definición una gran jugada de los azules, y así el público se emocionaba con una tarde que prometía ser mágica.


Pero Macará lejos de ponerse nervioso siguió con su guion de juego. Vélez priorizó mantener la táctica e imponer el orden pase lo que pase. Eso iba a traer recompensas y así fue cuando Janner Corozo leyó un enorme hueco que dejó la defensa para mantener el empate.



El empate puso más justicia por lo que se veía en el terreno de juego. Emelec intentaba vulnerar la sobriedad de Macará sin éxito, y en ese trance apareció un intratable Michael Estrada que en una jugada individual dentro del área se tropieza solo al momento de patear. El árbitro, y solo el árbitro, vio un penal inexistente y Dreer tenía la responsabilidad de mantener al equipo en el partido.


El duelo psicológico ganó Dreer y Estrada falló la pena máxima en un acto de justicia divina. Había partido, y aunque Macará era superior, Emelec se ilusionaba con encontrar la victoria.


Pero esas esperanzas se difuminaron en el segundo tiempo cuando Estrada en un contragolpe se tomó revancha con Dreer y definió con sutileza para poner el 1-2. Todo parecía normal hasta que las cámaras en la repetición mostraron que en la jugada había una mano involuntaria, pero al fin y al cabo mano, de Champang en ofensiva por lo que la jugada debía anularse.


No fue así, y a ser justos, nadie ni los jugadores de Emelec se dieron cuenta de la mano. Macará pasaba a ganar y controlaba el juego a su manera. Los de Rescalvo se mostraron bastante inferiores como equipo y sin ideas dejaron morir el partido.


La vuelta en Ambato promete ser vibrante, Emelec deberá ganar por 2 goles de diferencia si quiere jugar las semis. Macará se ilusiona porque ve que el equipo está hambriento por ganar su primer título.


Mira el resumen del partido



Valora este artículo
(0 votos)
Escrito por
Esteban Echanique

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.