Argentina deja la excusa de la altura para otro día

Martes, 13 Octubre 2020 22:47

Fuente: Mundo Deportivo


C
omo buen capitán, Messi dio la cara en La Paz, a 3.650 metros sobre el nivel del mar, donde el oxígeno escasea, donde la pelota viaja a toda velocidad, donde las piernas no responden como en el llano. Midiendo cada situación en ese contexto geográfico adverso, Leo hizo lo que pudo.



Y fue más que bastante. El 10 le tendió una mano grande a Argentina para dar vuelta a Bolivia, para rescatar un triunfo híper valioso y para cerrar con puntaje perfecto las dos primeras aventuras en estas Eliminatorias, en el camino hacia su quinto Mundial.


De menor a mayor resultó la producción de Messi y de Argentina en la altura. Leo caminó durante la etapa inicial, regulando, sabiendo que el oxígeno era mínimo y que era vital medir cada instante para no agotarse y quedar atrapado por una selección de jerarquía infinitamente menor.


Hubo un Messi ausente en la primera media hora. Ahí fue cuando el equipo de Scaloni optó por una postura de espera. Se trató de un lapso que recorrió con incomodidad. Es que Bolivia, con muy poco, logró establecer ventaja en el desarrollo y en el resultado.


Marcelo Martins, que ya había cabeceado dos veces con libertad, en la tercera la clavó contra un palo, saltando muy libre entre Martínez Quarta y Otamendi, después de una jugada construída casi sin oposición. Ese grito boliviano desnudó todo lo que le costaba a Argentina su estrategia demasiado pasiva.


Argentina y Messi cambiaron en el cuarto de hora final. Hubo otra búsqueda. Paredes, que había pateado desviado dos veces desde afuera del área, sacudió un poste con el tercer derechazo también desde lejos, tras pase de Leo, quien ya había empezado a mostrarse. Hasta que llegó el empate con un guiño del azar.



Palacios, tal vez el mejor celeste y blanco a puro criterio en el mediocampo, gestó una buena acción. Parecía que Lautaro la desperdiciaba en la finalización, pero no se rindió. Fue a bloquear el despeje del defensor Carrasco, quien en lugar de sacarla al córner quiso despejarla al lateral. Estaba muy cerca del arco de Lampe, la pelota rebotó en la pierna derecha de Martínez y adentro. Gol de carambola en un instante crucial: sobre el epílogo del primer tiempo.


El mejor Messi apareció igual que Argentina en el segundo tiempo. Como si hubieran dejado de temerle a la altura. A Leo le faltó oxígeno para definir una larga corrida y no traspasó la barrera en un tiro libre bien cerca del arco. Pero tuvo lucidez primero para poner a Lautaro mano a mano


(terminó en una gran tapada de Lampe) y luego para limpiar la jugada que derivó en el gol de la victoria. Encontró de nuevo a Martínez, quien habilitó a Joaquín Correa (había entrado por Ocampos: acierto de Scaloni), al dueño del zurdazo cruzado, el de la victoria.


Messi por fin ganó en La Paz. Le dio una mano inmensa a Argentina para que capturara un triunfo después de 15 años en ese sitio tan especial. Lo necesitaban después del triunfo oscuro en el debut con Ecuador. Dos partidos, dos victorias. Leo y su nueva Selección empezaron a caminar hacia Qatar 2022 a paso firme. Con altura.


Goles del partido



Valora este artículo
(0 votos)
Escrito por
Esteban Echanique

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

MÁS VISTOS