La nueva 'Tri' golea a Bolivia y provoca la fiesta en Cuenca

  • Ecuador logra una victoria para reencontrarse con su hinchada

Miércoles, 11 Septiembre 2019 10:50

M
ás allá del resultado, hace tiempo que una selección nacional de mayores no provocaba ese vínculo con la hinchada. El mayor triunfo de la goleada de la noche fue despertar aquella ilusión dormida que tenían los ecuatorianos cada vez que jugaba la 'Tri'. Los muchachos de Célico, la prometedora nueva generación, no solo que goleó sino que se lograron alegrar el corazón a un público que últimamente estaba acostumbrado a recibir decepciones.



En la amena noche de la preciosa ciudad de Cuenca, el público abarrotó las entradas y llenó el Alejandro Serrano Aguilar para ver a la nueva generación que se alista para afrontar el reto mayor: Clasificar al Mundial de Qatar 2022. Célico salió con unos pocos cambios con respecto a la victoria ante Perú, especialmente en la defensa.


En la primera etapa, la 'Tri' fue dominadora del partido pero le falta profundidad para generar peligro real en el arco contrario. Los bolivianos con todas sus energías mostraron entrega y sacrificio para contrarrestar la diferencia de nivel de un equipo al otro. Ecuador tocaba de un lado a otro para desgastar al contrario y encontrar situaciones de gol, pero fue difícil, y así se marchó los primeros 45 minutos.


Pero había una confianza intacta que el gol iba a caer tarde o temprano. La segunda parte arrancó y se vio a los ecuatorianos con otra 'marcha' más que sus rivales. Estrada daba un aviso en los primeros segundos del partido, y no fue hasta el minuto 49, que aprovechó un genial centro de Mario Pineida para elevarse de forma prominente y conectar con un cabezazo el balón en la red. Ecuador ya ganaba y el 'artillero' de Macará hacía gala de su buen momento con un gol que fue gritado a todo pulmón.



La noche se les venía a los bolivianos que nunca encontraron la forma de volver al partido en el segundo tiempo. Los de Célico tocaban y tocaban, corrían y regateaban, mientras el rival apelaba a la fuerza para evitar una catástrofe. Los minutos transcurrían y Ecuador merecía marcar un gol más que reflejara la diferencia de un equipo al otro en el partido.


El momento cumbre llegó cuando ingresó Gonzalo Plata en vez de Erick Castillo. El joven extremo de 18 años mostró desparpajo desde el primer minuto que entró y 'bailó' a sus marcadores que no entendían como frenar al ecuatoriano. La 'joya' del Sporting Lisboa tocaba, regateaba y mostraba su repertorio de recursos técnicos mientras la hinchada se levantaba del asiento cada vez que tocaba el balón.


En un contragolpe, Michael Estrada calcó la jugada del gol del triunfo ante Perú para dar una asistencia a Plata a quien se le adelantó un tanto el balón, pero que utilizó la 'viveza' para fabricarse un penal cuando estaba sin ángulo para patear al arco. El árbitro pitó penal y Junior Sornoza ejecutó de forma precisa con una emotiva celebración con Jorge Célico, ¿a quién casi no se le fue una lágrima con esa escena? Creo que nadie.



La 'Tri' deleitaba con su juego mientras el público vitoreaba el nombre de Célico a su vez que a este se le empezaban a poner los ojos de cristal. La fiesta era total en el Alejandro Serrano Aguilar con la gente disfrutando de su selección, algo que hace años no pasaba.


Al final entraron varios de los mundialistas de la Sub-20 para terminar de la mejor manera del partido, y para mandar un aviso de que esta es la generación con la que se debe empezar a trabajar. Espinoza, Porozo, Cifuentes, Plata, Alvarado y Campana, muchachos que no pasan de los 20 años, coincidieron en la cancha para cumplir sus sueños demostrando esa ilusión cada vez que tenían contacto con el balón.


Pero faltaba el clímax del partido, que llegó a pocos minutos del final con un gol fabricado exclusivamente por los 'muchachos' de Célico, por el tridente que salió tercera del mundo y que llenará de alegrías al pueblo ecuatoriano. Leonardo Campana valiente ganó un balón dividido que recayó en las botas de Alvarado quien observó llegar a Plata y lo asistió para que este defina de forma exquisita al segundo palo. El público se puso de pie ante un gol que emocionó a todos.



Al final, Campana buscó su gol y casi lo consigue, pero los deberes estaban hechos. Célico emocionado abandonó el campo despidiéndose de la afición que coreaba su apellido en un claro mensaje a la Federación, este es el camino que se debe seguir. Se viene una nueva era...

Valora este artículo
(0 votos)
Escrito por
Esteban Echanique

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.